Acaso mi sombra

/ 2009 Catalunya. Inédito

Acababa de terminar un proyecto que me tuvo ocupados todos esos largos meses desde que volví de África. La pieza final de la instalación, bien embalada, aguardaba paciente junto a las cajas de las piezas de papel la llegada del camión. Pronto verían la luz. En el jardín, solitaria, se levantaba la estructura de ramas del termitero, desnuda del barro que lo cubría y que ya formaba parte de la pieza final de la instalación. Octubre 2009. Los días pasan. Casi corpóreos, se densifican. El sol parece enfriarse. Las sombras se proyectan recortadas. Recuerdo la frase de Plinio que habla del dibujo y recorro como en sueños mi estudio ahora vacío. Salgo al pequeño jardín que lo rodea y de repente, me encuentro con él.

“(…) De una materia deleznable fuí hecho, de misterioso tiempo
Acaso el manantial está en mí
Acaso de mi sombra
surgen, fatales e ilusorios, los días.”

J.L. Borges
El elogio de la sombra

“omnes umbra hominis lineis circumducta”

Plinio, Historia Natural, XXXV, 15

PDF: Acaso mi sombra